VIVIR vs. DESAPARECER

VIVIR vs. DESAPARECER

Vivimos en un mundo de comparaciones, preocupación por la opinión de los demás y esto puede ocasionar que actuemos o busquemos cosas que realmente no tienen nada que ver con nosotros mismos ni con todo aquello que nos define.

Vivimos en la era de búsqueda de una perfección que no existe, lo cual nos lleva a ser personas inseguras e incluso a infravalorarnos en muchos momentos. Esto puede desembocar en actitudes que jamás pensábamos que tuviéramos.

La inseguridad te atrapa, te cambia, no te deja pensar de forma REAL.

En mi caso, las inseguridades llegaron para quedarse durante una temporada  larga. Todo ese tiempo fui otra persona, la alegría se convirtió en tristeza, las sonrisas en mal humor, las verdades en mentiras… podría pasarme así horas y horas enumerando todos los cambios que sufrí.

Un simple comentario, una mala temporada, una ruptura, las apariencias, comparaciones, los medios de comunicación con mensajes desafortunados… Cualquiera de estos motivos puede atraparte tanto que puede desembocar en esta u otra enfermedad. Sin darte cuenta, pasan los días, dejas de comer poco a poco, sientes que no pasa nada, pero sí, para cuando te das cuenta estás en situación de no comer prácticamente nada.

De repente has desaparecido, no eres tú, no estás ahí, solo hay una preocupación en tu vida: tu cuerpo. Sientes que ya no puedes hacer nada y estas tan cegada que te llegas a creer que tu vida no tiene sentido.

¿Pero sabes qué? TU VIDA TIENE MUCHO SENTIDO.

 Solo tienes que abrir los ojos, de una forma o de otra, puedes hacerlo, no lo digo como futura psicóloga, lo digo con uso de conciencia, si yo puedo, TÚ también puedes. Solo hace falta paciencia, constancia y confianza.

 ¿Qué prefieres: vivir o desaparecer?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*