Hagamos que este año SUME. Hagamos que este año MEREZCA.

Hagamos que este año SUME. Hagamos que este año MEREZCA.

Tras atragantarnos (o no) con las 12 uvas, tras elegir en que cadena ver las campanadas (la cadena de siempre, la de la polémica, una cadena nueva…) y tras disfrutarlo junto a una gran fiesta con amigos, familia, en casa, en un cotillón o en lugar nuevo con gente nueva, llega un nuevo año.

Hace unos días, antes de que todas nuestras casas se invadieran de felicidad, dulces, abrazos, decoración o nostalgia, antes de la llegada de esos amigos que estudian y trabajan a kilómetros, familia que hace meses que no ves y esos reencuentros cada minuto en las calles de tu pueblo, de tu ciudad… Antes de todo esto, muchos de vosotros (no solo las personas con trastornos alimenticios) ya teníais en mente: la navidad me supone 3 kilos de más, el año nuevo me supone una serie de propósitos (la gran mayoría inútiles).

En mi época durante la enfermedad me daba pudor esta fecha, me generaba tristeza porque sabía que no hacía las cosas bien, porque no valoraba mi alrededor, no aprovechas esos abrazos, no llevaba una vida con la cual sentirme representada y a esto le sumaba tener que enfrentarme día sí y día también, hora sí y hora también con COMIDA por los cuatros costados. Esto me generaba una ansiedad tremenda, todo el mundo comía y yo en ese momento era lo último que quería, por ello, siento que pase unas cuantas navidades “pérdidas”. Por otro lado, también están las chic@s que se lo comen todo, se arrepienten y luego lo expulsan. Bueno, pues pensemos un poco, en vez de hacerlo todo tan difícil ¿Por qué no hacer las cosas bien? Aprendamos a aprovechar estos días, vamos a ser personas racionales y vamos a sacar provecho a todas las épocas frente a las que nos encontramos, creemos PROPÓSITOS con sentido.

Seguro que antes de que comenzáramos a gritar, saltar y  felicitar el año nuevo, hubo un pequeño instante donde observar a aquellos que nos rodean, pensar y hacer ese balance del año. Empezar a recordar toda esa gente que está a nuestro alrededor, que nos aporta tanto durante el año y lo afortunados que nos hace como persona. Seguro que también recordasteis a toda esa gente que se ha ido, que no está, pero que os ha hecho felices mientras estuvo ahí.

Después de evadirnos pensando en todo ello, volvemos a la realidad, y estamos ahí, con las uvas en la mano esperando la llegada del año nuevo. Y solo nos queda algo, hacer que este año merezca la pena, hacer que este año sume.

Por los que están, por los que no, por ti. HAZ QUE ESTE AÑO MEREZCA, HAZ QUE ESTE AÑO SUME.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*