ALIMENTÁNDONOS DE FELICIDAD

ALIMENTÁNDONOS DE FELICIDAD

Ya he recalcado la importancia de la alimentación y el valor de adecuarnos a ella conociendo lo que comemos, disfrutando de lo que cocinamos y sintiéndonos a gusto sabiendo lo que ingerimos diariamente.

Me gustaría que entendierais como puede afectar a nuestro estado anímico el comer de una forma inadecuada, todos sabéis que durante la enfermedad la sensaciones son malas, tristes, de angustia, apatía, es decir, la sensación se resume en una serie de sentimientos negativos hacia la comida y hacia nosotros mismos.

Quiero explicar de forma MUY fácil y concreta la IMPORTANCIA que tiene la alimentación en nuestro estado anímico. El psiconeurólogo Xevi Verdaguer nos explica como justo por debajo del tubo digestivo, donde ingerimos nuestra comida diaria, existen dos redes neuronales (serotonina y dopamina) las cuales forman el segundo cerebro. La alimentación es un aspecto que puede modificar la fabricación de nuestro intestino y de estos neurotransmisores.

El  intestino fabrica un 80-95 % de la serotonina de nuestro organismo, para quienes no lo sepáis, la serotonina es la hormona caracterizada por ser la “hormona de la felicidad”, esencial para conseguir un bienestar general. Por ello, debemos cuidar nuestra alimentación, además de por supervivencia y necesidad, es necesario que sepamos que  el “qué” comamos y “cómo” comamos afectará mucho a nuestro estado anímico y bienestar mental.

ALIMENTÉMONOS de FELICIDAD:

  • Hortalizas (cebolla, puerro, alcachofa, zanahoria, ajo) – ricos en fibra con características prebióticas – promotores de vida.
  • Chocolate negro – evita irritabilidad y estimula regiones de nuestro cerebro como el placer.
  • Zumo de naranja – recarga el organismo de vitamina C, lo cual aporta bienestar y juventud.
  • Pescado azul (salmón y atún) – aporta vitamina D, tiene un papel fundamental en reducir estados afectivos momentáneos, como el típico bajón tras la vacaciones o con la llegada del invierno.
  • Verduras verdes (espinaca, brócoli, lechuga) nos mantienen alejados de la depresión.
  • Nueces – son ricas en ácido graso Omega 3 – nos aporta un poder estabilizador.
  • Pavo – su alto contenido triptófano tiene un efecto positivo frente al estrés y al estado anímico.

 

Hoy en día se ha puesto de moda la healthy food y gracias a ello estamos llenos de información diaria acerca de una alimentación saludable y que cuide tu cuerpo. Hasta ahora, la sociedad no se había preocupado tanto por ello y es importante que sea un tema de actualidad donde sepamos enriquecernos de toda la información y conocimiento correcto que nos aportan las redes sociales acerca de la “healthy food”.

No obstante, tenemos que saber discernir entre una alimentación responsable y un exceso u obsesión. Creerme que es FUNDAMENTAL para vuestra recuperación saber “qué” comemos y “cómo” lo hacemos, nos ayudará a acercarnos a la comida y a sentirnos bien conociendo cada uno de los alimentos, es necesario que empecéis a familiarizaros con ellos y que sepáis: ¿qué nos aporta lo que comemos?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*