CRISIS EMOCIONALES

CRISIS EMOCIONALES

¿Cuántas veces has escuchado que el camino será duro y que la vida te pondrá obstáculos?

W. Kanadi decía “para ser el mejor debes se capaz de soportar lo peor”.

Einstein creía que “sin crisis no hay méritos” y que “en toda crisis el viento es una caricia que puede alentarnos”.

Swett Marden “no se sale adelante celebrando éxitos sino superando fracasos”.

Son esas típicas frases que estamos cansados de escuchar, sí, puede que puntualmente produzcan motivación, que evoquen ganas de afrontar retos, pero una cosa esta clara y es que los momentos complicados y de crisis son difíciles de afrontar y nosotros seremos quien pasemos el duro tránsito de mejora y búsqueda de equilibrio.

Como siempre digo, un paso primario y fundamental es conocer las emociones que sentimos en cada momento. Y bien, ¿conocemos las emociones que conllevan una crisis emocional?

EL MIEDO 

Sí, el miedo aparece en muchas circunstancias de nuestra vida y está es una. Aparecerá cuando nuestra amígdala detecte un desequilibrio, amenaza o situación que se escapa de nuestras manos. Así que… si perdemos a nuestra pareja sin saber porque, perdemos un amigo, un trabajo, un familiar…¡Hola miedo! Acógelo y pregúntale porque apareció.

A partir de ahí, podremos buscar soluciones.

RESISTENCIAS AL CAMBIO

Cuando ocurre una crisis emocional, nos enfadamos, no pensamos con claridad, aparecen creencias erróneas.  Cuantos de vosotros han pensado… “Mi novio me deja, el mundo se acaba aquí”, “que voy a hacer ahora”, “no soy nada sin él”, ¿absurdo verdad?. Estos pensamientos son típicos en la primera fase de la crisis, pues bien, debemos ser capaces de enfrentar estos pensamientos y modificarlos por unos realistas. De este modo comenzaremos a asumir nuevas perspectivas “Mi novio me deja, quizás sea lo mejor, si no funcionó será porque quizás no era la persona adecuada” suena a tópico, pero es real, si algo está claro es que el mundo cambia, las personas cambian, el tiempo pasa y lo que siempre tendrás ahí es TI, así que comienza a cuidar-TE.

ENFADO

Nos echan del trabajo, suspendes un examen, te deja tu novio… inevitablemente piensas: ¿por qué me tiene que pasar esto a mi? Nos cuesta entender con claridad que puede ser lo que ha ocurrido para que esta situación se de, y nos enfadamos con el mundo sin asumir que muchas de estas veces la responsabilidad es nuestra o que simplemente somos incapaces de aceptar que tenía que ocurrir.

RECHAZO

En momentos complicados, nos escondemos y rechazamos todo y a todos. No esta del todo mal, me explico, quizás sea un buen momento para sentarnos solos y pensar que ha pasado y porque nos encontramos frente a esta situación. ¡Peroooooo! tampoco es necesario escondernos, ni rechazar todo y a todos.

Simplemente conectar positivamente con nosotros mismos. Para y piensa en lo que ha ocurrido.

MALESTAR EMOCIONAL

Leeremos frases motivadoras, nos dirán “tú puedes”, pero ese sentimiento de malestar, angustia, tristeza lo estas viviendo tú y solo tú en tus propias carnes…. PASA Y TIENE QUE PASAR (dependiendo de la persona y situación se tolera de una forma u otra). Pero lo que está claro es que en momentos de crisis sentiremos en más o menos medida: angustia, tristeza, bloqueo emocional… Pues bien, ya has hecho el primer paso, reconocer que ocurre y las emociones que andan por tu cuerpo, ahora debes dejar que ocurran, que pasen, que fluyan… y sobre todo conocerlas. El tiempo irá favoreciendo tus creencias y pensamientos y de este modo tu mente se irá abriendo a nuevas creencias racionales y a la búsqueda activa de soluciones.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.