Deporte

Al igual que la comida, el deporte se convirtió en una obsesión. Hice del deporte una rutina de casi tres horas diarias de lunes a sábado. Puede parecer algo normal, pero partimos del punto de que comía básicamente NADA y pesaba 39/45 kilos, por lo tanto, en este caso no era todo lo beneficioso que debía ser para mi organismo. Pensaba que era una vía de escape en ese momento, pero no, me volví a engañar a mi misma, no me servía para sentirme mejor, me servía para pensar que estaba quemando más y más calorías. Durante la temporada que practique deporte estando enferma jamás lo disfrute, ni lo valoré, ni supe sacar el beneficio que debes sacar de su práctica.

Hacer del deporte un hobbie y no una obligación. Disfrutarlo, dosificar tiempos y compaginarlo con una alimentación sana y completa.

Da igual el deporte que hagas, lo importante es que te ayude a desconectar y a sentirte interiormente bien ya que luego esto se verá totalmente expresado en tu cuerpo.

No me enfado, no me agobio, no estoy incomoda si no salgo a correr, no me siento mal si dejo el gimnasio una temporada…

Debes hacerlo por gusto, porque te ayuda a pensar, evadirte y te hace sentir bien. Como he dicho, no debe ser una obligación para estar delgada, debe ser un estilo de vida que te ayude a estar bien contigo misma y te lleve a vivir en un entorno de SALUD (que es lo que buscamos ¿No?)

 

 

ver-publicaciones-de-deporte-el-hambre-de-vivir

:-)